Acerca de los sonetos

El soneto es una composición poética de catorce versos que nace en la escuela siciliana y que se consolida como género en el siglo XIV con Dante y Petrarca. Su difusión desde Italia tiene lugar en el siglo XVI, primero a Francia y España (especialmente a través de Garcilaso y Boscán y su amistad con el embajador de Venecia, Andrea Navagero), y posteriormente a otros países,  como Inglaterra. 

A pesar de constituir una composición métrica cerrada, el soneto adquirió formas diversas en los distintos países. De esta manera, frente a la forma clásica del soneto castellano – dos cuartetos seguidos de dos tercetos de forma variable con una alternancia rítmica ABBA ABBA CDE CDE -, el equivalente británico del siglo XVI seguía en su forma más extendida el patrón abab cdcd efef gg.

La cronología de la obra de Shakespeare sitúa la composición de sus 154 sonetos entre los años 1593 y 1603. Este ciclo es con diferencia lo más destacable de su obra poética y constituye una de las cumbres de la lírica renacentista inglesa. El tema central es el amor, motivo que es encumbrado hasta lo sublime a través de una técnica muy depurada que reposa sobre la imagen y la metáfora, y que se contagia de elementos y recursos de la antigüedad clásica.

A grandes rasgos, dos son los objetos de deseo a los que dirige el poeta su obra: los sonetos desde el primero al 126 están dirigidos, con una abierta orientación homosexual, a un joven noble que los eruditos no han  conseguido identificar con precisión; el resto de la serie gira en torno a la “dama oscura” (dark lady), un personaje igualmente anónimo pero que se presume que fue una mujer de rasgos mediterráneos – pelo negro y piel morena -, tan alejados del ideal de belleza femenina anglosajón de la época.

A pesar de que siempre se han asociado los sonetos con una pasión desmedida por parte de William Shakespeare, algunos estudiosos recientes sobre su figura ponen en duda que el ciclo de poemas responda a un sentimiento de amor real y lo clasifican como mero un ejercicio de técnica literaria. Es el caso de Peter Ackroyd en su obra “Shakespeare. The Biography” (2005): “Existe evidencia de que a lo largo de su carrera se dio a experimentar con formas distintas de literatura simplemente para demostrar que podía adaptarlas a sus propósitos; existía una gran vena de competitividad en su naturaleza, ya manifiesta por su intento de superar [la obra] de Marlowe y Kyd, y el soneto en esta época se convierte en la prueba suprema de habilidad poética.”

Ejercicio de estilo o vehículos de sentimientos, lo cierto es que los sonetos de Shakespeare son uno de los legados estéticos más trascendentales de la cultura occidental.