jueves, 6 de octubre de 2011

Soneto CXLVII: mi amor es como una fiebre que se perpetúa

En este caso, Shakespeare compara el amor que siente por la Dama Oscura con una enfermedad. Su raciocinio es el médico que sin éxito intenta curarle. Reconoce en los últimos versos haberla idealizado pues la define como "tan negra como el infierno y tan oscura como la noche" ( black as hell, as dark as night).


             Soneto CXLVII
Mi amor es como una fiebre que se perpetúa
porque se alimenta de aquello que protege la enfermedad,
nutriéndose de lo que preserva el mal,
para satisfacer un incierto apetito enfermizo.
Mi razón, un médico para mi amor,
iracundo porque sus prescripciones no se han aplicado,
me ha abandonado y ahora desesperadamente concedo
que el deseo es la muerte, lo que diagnosticó mi medico.
Desahuciado estoy, ahora que la Razón se desentiende de mí
y frenéticamente loco, con una inquietud para siempre;
mis pensamientos y mi discurso son los de un orate,
alejados de la verdad y vanamente expresados,
porque he jurado que eres bella, y te he imaginado brillante,
a ti, que eres tan negra como el infierno y tan oscura como la noche. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada