lunes, 10 de octubre de 2011

Soneto CXLIX: cuando contigo me conjuro contra mí mismo

El poeta reprocha a la Dama Oscura que no corresponda a la pasión que él siente por ella.


              Soneto CXLIX
¿Puedes, oh, ser cruel, afirmar que no te quiero,

cuando contigo me conjuro contra mí mismo?
¿Acaso no pienso en ti, tirana,
si me olvidé de mí propio ser por ti?
¿A quién que te odie puedo considerar amigo,
a quién desapruebas que yo muestre afición,
y además, si me miras amenazadora, acaso no inflijo
venganza sobre mí mismo con inmediatas lamentaciones?
¿Qué merito tiene mi autoestima,
al despreciar tus servicios tan orgullosa,
si lo mejor de mí venera tus defectos
guiado por el movimiento de tus ojos?
Pero, amor, continúa odiándome, porque ahora conozco tu mente:
amas a aquellos que ven y yo estoy ciego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario