domingo, 16 de octubre de 2011

Soneto CLIV y último: adios amigos

Bueno, pues después de casi un año de periplo llegan a su fin los sonetos de Shakespeare. Quiero agradeceros a todos aquellos que de una u otra forma me habéis animado a seguir día a día con esta excentricidad el haber estado allí. A los que habéis comentado en el blog, a los que lo habéis difundido por redes sociales y a los que me habéis transmitido en persona que os gustaba: muchas gracias. También pido perdón a todos aquellos a lo que pueda haber molestado metiendo innumerables enlaces de los sonetos en Facebook o Twitter; comprendó que no es algo que necesariamente tenga que gustar a todo el mundo.

Éste es el segundo blog que cierro desde que acabó el verano, lo que puede ser un síntoma de que me estoy curando de la manía de escribir sobre temas que no le interesan a nadie. Pero, en fin, quedará on line durante un tiempo hasta que me dé por quitarlo de Blogger.

Gracias a todos y un abrazo.


                        Soneto CLIV
El pequeño dios del amor, habiéndose tumbado a dormir,

depositó a su lado la antorcha que inflama los corazones,
mientras que muchas ninfas que habían hecho voto de castidad
pasaban junto a él con pies ligeros; mas, con su mano de doncella,
la más casta tomó en sus manos ese fuego
que a tantas legiones de fieles corazones ha calentado;
y, en consecuencia, el General del ardiente deseo
fue, mientras dormía, desarmado por mano de doncella.
Esta antorcha ella apagó en un frío pozo de los alrededores,
el cual, del fuego del amor tomó un calor perpetuo,
creándose un baño de propiedades curativas
para aquellos hombres enfermos; pero yo, siervo de mi dama,
fui allí en busca de cura y esto es lo que puedo decir:
el calor de Amor calienta el agua pero el agua no enfría el amor.
 

2 comentarios:

  1. Por favor, no se te ocurra cancelar este blog.
    Si has terminado el trabajo, bien...Ahí queda para siempre.
    Has hecho un trabajo magnífico ¿Por qué borrarlo?
    ¡No lo borres, insisto!

    Con la esperanza de que así sea, te saludo.

    Luisa ♪

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Luisa por la apasionada defensa de este mi humilde blog. ;-))

    No tengo pensado quitarlo de momento, aunque tampoco tengo más que añadir, por ahora.

    Tu comentario me ha alegrado el día.

    Un saludo

    ResponderEliminar