viernes, 2 de septiembre de 2011

Soneto CXXIV: si mi querido amor fuese solamente hijo del interés

El amor de Shakespeare por el joven es independiente de los embates del tiempo y de las intrigas políticas cortesanas.

                    Soneto CXXIV
Si mi querido amor fuese solamente hijo del interés
sería un hijo bastardo de Fortuna de padre desconocido,
y estaría sujeto al amor del Tiempo y al odio del Tiempo,
hierba entre hierbas y flor junto con flores.
No, su generación no fue un accidente,
no le afecta la pompa amable, ni cae
bajo los golpes del ostracismo impuesto por el poder
al que invita la moda de nuestros tiempos:
no teme a la política, esa hereje,
que trabaja sobre el préstamo de las horas escasas;
sino que se erige tan inmensamente independiente
que ni crece con el calor ni se ahoga con los aguaceros.
Para probar esto llamo a testificar a los locos del tiempo,
aquellos que, habiendo vivido en pecado, mueren en la bondad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada