viernes, 30 de septiembre de 2011

Soneto CXLIII: así corres tú tras aquello que se aleja de ti

Sigue el tema del soneto anterior. Ella se aleja en pos de otros objetivos amorosos y él la persigue desde la distancia. Curiosa imagen de la madre que deja a su hijo en el suelo para perseguir a una gallina.

               Soneto CXLIII
Mira, tal y como una madre corre para coger

a una de sus emplumadas criaturas que se ha escapado,
deposita en el suelo a su retoño, y rápidamente parte
en persecución de aquello que no debía haberse ido,
mientras que su hijo rechazado la sigue a la carrera
y ella grita para alcanzar el objeto de su responsabilidad,
siguiendo aquello que desaparece delante de sus narices,
sin valorar el disgusto de su pobre infante,
así corres tú tras aquello que se aleja de ti,
mientras que yo, tu retoño, te sigo de lejos;
pero si alcanzas tus esperanzas, vuelve a mí,
e interpreta tu papel de madre, bésame, se considerada;
así, rezaré para que consigas tu deseo
siempre que vuelvas y aplaques mi sonoro llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada