miércoles, 28 de septiembre de 2011

Soneto CXLI: yo no te amo con mis ojos

Este soneto puede ser una parodia de la costumbre literaria de la época de pintar a la amada con rasgos divinos. Shakespeare reconoce que la Dama Oscura no le atrae con ninguno de los sentidos y sin embargo afirma que está loco de amor por ella. 


             Soneto CXLI
Realmente, yo no te amo con mis ojos,
porque ellos mil defectos detectan en ti;
pero es mi corazón el que ama lo que ellos desprecian,
el que, a pesar de dicha visión, gusta de encandilarse contigo.
Tampoco mis oídos se entusiasman con la melodía de tu voz,
ni mi tierno tacto recibe placer de tu caricia,
ni el gusto, ni el olfato, desarrollan el anhelo de ser invitados
a una ceremonia sensual contigo a solas:
pero ni mi inteligencia ni mis cinco sentidos
pueden disuadir a un tonto corazón de que te sirva,
aquel que deja incontrolada la apariencia de hombre,
postrándome cual bajo vasallo de tu vanidoso corazón:
tan solo considero mi lacra como una ventaja
al ver que aquella que me hace pecar es la que me inflige el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario