miércoles, 31 de agosto de 2011

Soneto CXXII: utilizar un anexo para recordarte implicaría importar en mí el olvido

El Soneto 122 hace alusión a un cuaderno, no sabemos si físico o simbólico, en el que guarda el recuerdo de su amor. Sin embargo, al final considera que esos recuerdos deben estar en su mente y no en anexos.

                     Soneto CXXII
Tu regalo, tu cuaderno de apuntes, está en mi cerebro
completamente escrito en la memoria longeva,
y permanecerá por encima de los temas triviales,
más allá de cualquier fecha, incluso hasta la eternidad:
o, como poco, tanto como el cerebro y el corazón
mantengan su facultad natural de subsistir;
hasta que los dos, reducidos al olvido, entreguen
su recuerdo de ti, tus registros no se podrán perder.
Ese pobre contenedor, tu cuaderno, no tiene capacidad,
ni yo necesito apuntar la cuenta de tu querido amor;
por ello me sentí orgulloso de que me lo dieras
para poder confiar en aquel otro registro que más te acoge:
utilizar un anexo para recordarte
implicaría importar en mí el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada