lunes, 6 de junio de 2011

Soneto CII: no amo menos, aunque menor es su manifestación

Este ciclo del 100 al 104 expone excusas del poeta sobre su silencio o falta de actividad en los elogios al joven. Viene a decir que el exceso de adulación convierte el objeto adulado en más vulgar. Entre nosotros, se le nota un poco de hastío de todo este tema. Philomel es el nombre clásico que se le daba al ruiseñor, pájaro que se supone que canta a principios de verano.

                             Soneto CII
Mi amor es más intenso, aunque débil en apariencia;
no amo menos, aunque menor es su manifestación;
está mercantilizado aquel amor cuya preciosa valía
es difundida en todas partes por la lengua de su poseedor.
Nuestro amor era nuevo, y fue en primavera
cuando me acostumbré a celebrarlo con mis poemas;
como Philomel que canta al principio del estío,
y deja de tocar su flauta cuando los días maduran:
no es que el verano sea ahora menos placentero,
que cuando sus tristes himnos silenciaban a la noche,
pero esa música agreste sobrecarga cada rama
y las cosas dulces al hacerse corrientes pierden su precioso encanto.
De esta manera, como ella, a veces reprimo mi lengua,
porque no querría aburrirte con mi canción.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada