jueves, 2 de junio de 2011

Soneto CI: no excuses así tu silencio porque es tu cometido

Parece que las aguas vuelven a su cauce: el poeta está otra vez a gusto con su amado y le reprocha a su musa que no le inspire para seguir alabando al joven en su obra. Parece que Shakespeare ha tenido algún tipo de crisis creativa y busca motivos para reemprender los sonetos.

                      Soneto CI
Oh Musa canalla, ¿cuál será tu penitencia
por tu rechazo a la verdad teñida de belleza?
Tanto la verdad como la belleza dependen de mi amado,
al igual que tú, y eso mismo te dignifica.
Responde Musa, ¿acaso no dirás
“la belleza no necesita color teniendo el suyo propio,
la belleza no necesita pincel para pintar la verdad,
porque mejor que mejor, si nunca se mezcla”?
Dado que él no necesita alabanza, ¿enmudecerás?
No excuses así tu silencio porque es tu cometido
hacerle sobrevivir con creces a una tumba ornamentada
y que se le alabe en las edades por venir.
Por eso cumple con tu obligación, Musa: te enseñaré
a hacer que parezca como es ahora durante largo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada