miércoles, 1 de junio de 2011

Soneto C: dónde estás, Musa, que has olvidado tanto tiempo

Puede que se haya producido un intervalo de tiempo entre el último soneto y éste, que haya implicado una separación temporal entre los amantes. El tono, que puede ser fingido, da a entender que no se han visto en algún tiempo. Puede ser también un recurso retórico, quién sabe. El caso es que acusa a la musa de olvidar a su amado cuyas virtudes eran su inspiración.

                            Soneto C
¿Dónde estás, Musa, que has olvidado tanto tiempo
hablar de aquello que te confiere todo tu poder?
¿Derrochas tu furia en alguna canción sin valor
oscureciéndote para iluminar a sujetos bajos?
Vuelve, olvidadiza Musa,  inmediatamente y repón,
con tiernos números, el tiempo tan tontamente gastado;
Cántale al oído que estima tus poemas
y que le da  a tu pluma tanto habilidad como argumentos.
Levántate, ociosa Musa, y examina el dulce rostro de mi amado
por si el Tiempo ha grabado allí alguna arruga;
si es así, conviértete en una sátira sobre la decadencia,
y haz que el botín del Tiempo sea en todas partes despreciado.
Dale fama a mi amado más rápido de lo que el Tiempo consume la vida,
para que puedas prevenir su hoz y curvo cuchillo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario