martes, 10 de mayo de 2011

Soneto LXXXVIII: te pertenezco tanto que por tu bien yo soportaré todo el mal

Nuestro amigo Will se sigue humillando cada vez más por el amor del joven. En este caso, justifica que le abandone y repudie porque el bien que recibirá su amante al deshacerse de él le beneficiará de rebote al estar los dos tan unidos. Un razonamiento complejo y retorcido, tirando a masoquista.

                    Soneto LXXXVIII
Cuando te encuentres en disposición de menospreciarme
y colocar mis méritos ante los ojos de la burla,
a tu lado, contra mi mismo lucharé
para probar que eres virtuoso, aunque me hayas traicionado.
Conociendo bien mis propias debilidades,
desde tu parte puedo montar una relación
de ocultos defectos por los que se me puede condenar,
de forma que tú, al deshacerte de mí, ganes mucha gloria:
y yo con ello también resultaré ganador,
porque al concentrar todos mis pensamientos amorosos en ti,
los daños que yo mismo me inflijo,
al beneficiarte, me benefician a mí el doble.
Tal es mi amor: te pertenezco tanto
 que por tu bien yo soportaré todo el mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada