lunes, 18 de abril de 2011

Soneto LXXVIII: proyectas mi ruda ignorancia a la altura del más alto entendimiento

Vuelve  a tratarse en la serie de sonetos el problema de los poetas rivales de Shakespeare. En esta ocasión se queja de que otros se inspiren en el joven para desarrollar su obra lírica. Como siempre, poco o nada sabemos acerca de quiénes pudieron ser dichos rivales, aunque la relación de poetas que escribían y publicaban en esa misma época de la vida de Shakespeare arroja nombres como Marlowe, Nashe, Greene o Middleton. Ya en el comentario al Soneto XX incluí una lista de escritores de sonetos británicos de la época.

                Soneto LXXVII
Tantas veces te he invocado como mi musa
y encontrado tan bella ayuda para mis versos,
que toda pluma ajena tiende a imitarme
y bajo tu influencia se difunde su poesía.
Tus ojos, que enseñaron al mudo a cantar alto
y al ignorante profundo a elevarse para volar,
han añadido plumas a las alas de los entendidos
y han investido a la gracia con doble majestad.
Pero estate más orgulloso de lo que yo compongo,
cuya influencia es tuya y que nace de ti:
en las obras de otros tú tan sólo mejoras el estilo
y la habilidad, llenándolas de gracia con tu dulce gracia;
pero tú eres todo mi arte y proyectas
mi ruda ignorancia a la altura del más alto entendimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario