lunes, 28 de marzo de 2011

Soneto LXVI: la carencia de virtud frívolamente ornamentada

Un poema que denuncia la corrupción y la deshonestidad del mundo. El tema del amor y el amado queda en segundo plano y no aparece hasta el último verso.

                   Soneto LXVI
Cansado de todo esto, la reposada muerte imploro,
al contemplar al merecedor nacer pobre,
y a la carencia de virtud frívolamente ornamentada,
y a la fe más pura tristemente traicionada,
y al dorado honor vergonzosamente mal emplazado,
y a la virtud de la doncella rudamente prostituida,
y a la recta perfección malévolamente desacreditada,
y al vigor por coja influencia discapacitado,
y al conocimiento por la autoridad amordazado,
y a la estupidez, que como un doctor, la habilidad restringe,
y a la simple verdad siendo mal llamada simplicidad,
y al bien cautivo sirviendo a malos capitanes:
harto de todo esto, de todo esto me apartaría,
si no fuera porque, si muero, dejo a mi amor solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario