lunes, 28 de febrero de 2011

Soneto LI: cuando vuelva hacia ti correré

El viaje de Shakespeare que le aleja del joven continúa, pero no critica a su caballo por ir demasiado lento dado que cada milla le separa de su amor. Será en cambio criticable la lentitud de su montura a la vuelta pues le retrasará el reencuentro. Resultan un poco confusos los versos del 9 al 14.

                           Soneto LI
Por eso mi amor puede perdonar la ofensa de lentitud
de mi apagado porteador, cuando de ti me alejo:
¿por qué me debería alejar con premura de donde tú estás?
Hasta mi retorno, las postas no son necesarias.
¡Oh! ¿Qué excusa alegará mi pobre bestia entonces
cuando la rapidez extrema parezca lenta?
Entonces deberé espolear, aun cabalgando sobre el viento,
pues aún con alas corriendo me parecerá estar parado
y ningún caballo podrá de mi deseo seguir el paso.
De esta manera el deseo (construido del amor perfecto)
relinchará (al no ser de triste carne) en su fiera carrera;
pero el amor, por amor a mi penco podrá perdonar;
pues al alejarme de ti fue deliberadamente lento,
cuando vuelva hacia ti correré y le dejaré hacer.

2 comentarios:

  1. Que bueno, Pablo!
    me encanta Shakespeare...
    Gracias por compartirlo!
    abrazos porteños desde Bs As.
    Patricia
    @PatyGallardo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Paty. Me alegro de que te haya gustado. Un besazo

    ResponderEliminar