sábado, 29 de enero de 2011

Soneto XXXIII: una nube cubre mi sol

Como curiosidad, hay que detacar que la primera edición de los sonetos de Shakespeare contienen un enigma en su dedicatoria, que reproduzco a continuación:

TO. THE, ONLIE. BEGETTER. OF. 
THESE. INSVING. SONNETS. 
MR. W. H.  ALL HAPINESSE.
AND. THAT. ETERNITIE .
PROMISED.
BY.
OVR. EVERLIVING .POET.
WISHET.
THE. WELL-WISHING.
ADVENTVURER. IN.
SETTING.
FORTH.
T.T.

Las dos Ts de la firma corresponden a Thomas Thorpe, que fue el que publicó la primera edición completa de los sonetos, algunos dicen que sin el consentimiento o revisión de Shakespeare. De hecho, existe la convicción de que Thomas Thorpe le robó al poeta estos sonetos que no estaban destinados al gran público; puede que fueran un juego privado que se le fue de las manos y salieron a la luz. Volveremos sobre el tema de Thomas Thorpe y la supuesta edición "fraudulenta" de los sonetos.

El XXXIII introduce un giro emocional en el culebrón, como dice mi amiga María, pues parece que, de alguna forma, el poeta se siente desdeñado por su joven amante. Para ilustrarlo introduce la imagen del sol (su amado) y las nubes que lo ocultan (su desdén o indiferencia). No quiero anticipar acontecimientos, pero más adelante veremos cuernos, peleas y reconciliaciones, aparte de mucha pasión sexual. No tienen desperdicio.

                Soneto XXXIII
He contemplado muchas mañanas brillantes
adular las cimas de las montañas con ojo regio,
besar con áureo rostro las verdes praderas,
dorar los pálidos arroyos con alquimia divina;
a continuación permitir a las más oscuras nubes cabalgar
en repugnante procesión sobre sus rostros celestes,
y ocultando al mundo desvalido de sus miradas,
sigilosamente moverse hacia el oeste con esta desgracia.
A pesar de ello, mi sol una mañana temprano brillaba
sobre mi semblante con todo su triunfante esplendor;
pero, ay, solamente fue mío una hora,
la nube alta le ha enmascarado ante mí.
Y sin embargo, él no desdeña ni un ápice mi amor;
los soles terrenales pueden mancharse, igual que el sol celeste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario