jueves, 23 de diciembre de 2010

Soneto XIII: querido amor...

Si en el Soneto X ya había una declaración velada de amor al hermoso joven,;en éste se hace evidente y abierta ( "dear, my love"). ¿Era Shakespeare bisexual (porque también seguía yendo a Stratford una vez al año a tener relaciones con su mujer, Anne - y cada vez que iba la dejaba preñada), o es mero ejercicio de estilo y superioridad con la versificación (ver las notas de la pestaña "Acerca de los sonetos")? Interesante dilema.

                  Soneto XIII
¡Oh, si fueras siempre así! Pero, amor,
no te perteneces, en tanto que tu ser vive aquí:
deberías prepararte para el próximo fin,
y entregar tu dulce semblante a otro:
de forma que la belleza que se te ha arrendado
nunca expire; entonces serías
tú de nuevo, después de tu desaparición,
cuando tu dulce descendencia porte tus dulces rasgos.
¿Quién deja tan hermosa casa hundirse,
cuando un matrimonio honorable la sostendría,
frente a las rachas ventosas del día invernal,
y la rabia estéril del eterno frío de la muerte?
Oh, nadie sino los perdidos. Querido amor, sabes,
tuviste un padre: permite a tu hijo decir lo mismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada